Convención para la Conservación de Focas Antárticas (CCFA)

La caza de focas se convirtió en una importante actividad económica a principios del siglo XIX y para la década de 1820 las poblaciones de focas antárticas habían disminuido drásticamente. El primer sistema de conservación aplicable a toda la Antártida fue establecido por las Medidas convenidas para la protección de la fauna y de la flora en la Antártida, adoptadas por la RCTA en 1964. Posteriormente, las Partes Consultivas elaboraron la Convención para la Conservación de Focas Antárticas (CCFA), que fue firmada en Londres el 1 de junio de 1972 y entró en vigor en 1978.

Algunos documentos de interés: