Anexo I – Evaluación de Impacto Ambiental (EIA)

El Protocolo establece en su Artículo 3, que toda actividad (científica, logística, turística, etc) que se lleve a cabo en la Antártida deberá estar sujeta a una evaluación de impacto ambiental, previa a su inicio. Se establecen tres niveles de evaluación según el posible impacto de cada actividad:

  1. Menor que impacto mínimo o transitorio: si en una etapa preliminar de la evaluación se determina que una actividad propuesta tendrá un impacto menor que mínimo o transitorio, se puede proceder con la actividad. Quienes realizan estas evaluaciones son las autoridades nacionales de cada país miembro del Tratado.
  2. Evaluación Medioambiental Inicial (IEE): cuando se determina que una actividad tendrá un impacto mínimo o transitorio, es necesario una consideración internacional por parte del Comité de Protección Ambiental previo al inicio de la actividad.
  3. Evaluación Medioambiental Global (CEE): cuando la IEE indica la posibilidad de que el impacto sea mayor que mínimo o transitorio, los proyectos deben ponerse a disposición del público y ser examinados por el Comité de Protección Ambiental, el cual posteriormente asesora a la RCTA.

Algunos documentos de interés:

Puede descargar el Anexo I aquí.