Laboratorios

La Base Científica Antártica Artigas (BCAA) cuenta desde comienzos del 2018 con dos módulos destinados exclusivamente a actividades científicas. El primero de ellos cuenta con tres laboratorios (Húmedo, Fisicoquímico de uso compartido y Microbiología y Biología Molecular) y una oficina multiuso con equipamientos de escritorio, que totalizan 80m 2 . El segundo consiste en un depósito de 18,6m 2 destinado a albergar los materiales de trabajo de campo, y una mesada con pileta para poder realizar el primer tratamiento de muestras “sucias” en caso que así se requiera.

El Laboratorio Húmedo (HUM), está destinado principalmente al trabajo de muestras con agua. El área cuenta con una entrada directa desde el exterior para el ingreso de muestras y mesadas de acero inoxidable, con pileta simple y piletas profundas. En esta sala están colocadas las balanzas, y otros equipos básicos de laboratorio (bombas, destilador, autoclave, entre otros). Ver el catálogo de equipos disponibles en la BCAA.

El Laboratorio Fisicoquímico de uso compartido (FQC), también cuenta con mesadas de acero inoxidable, con una pileta simple profunda. El área está destinada al trabajo con muestras secas, disponiéndose allí equipos científicos como la centrífuga, espectrofotómetro y balanza analítica, entre otros.

El Laboratorio de Microbiología y Biología Molecular (MBM), cuenta con mesada de acero inoxidable con una pileta simple profunda. Se encuentra dentro del mismo una pequeña sala que funciona como cuarto oscuro, que puede ser utilizado para diferentes aplicaciones.

La oficina de uso común está destinada principalmente a las reuniones de coordinación científica, pudiéndose usar transitoriamente para lectura y trabajo con computadoras.

Para lograr un uso eficiente de las instalaciones y atendiendo a la diversidad de proyectos que allí se desarrollan, ha sido elaborado un PROTOCOLO GENERAL DE USO DEL LABORATORIO, con el objetivo de sistematizar su uso y acondicionamiento.

Por otro lado, atendiendo las características geográficas donde se encuentra instalado el laboratorio, y con el objetivo de mantener las instalaciones de forma adecuada durante el invierno, fue elaborado el PROTOCOLO DE MANTENIMIENTO DEL LABORATORIO.

Se cuenta además con un protocolo de incidentes/accidentes, donde se establece la sistemática de registro de tales situaciones, con el objetivo de ir aprendiendo y ajustando criterios entre los involucrados.