Parochlus steinenii (Diptera: Chironomidae) como modelo bioindicador de calidad de agua en ecosistemas dulceacuícolas antárticos

Dr. Enrique Morelli, Facultad de Ciencias

Los estudios faunísticos proporcionan información sobre el funcionamiento, la estructura, y variabilidad natural de los ecosistemas, constituyendo un requisito fundamental para el establecimiento de programas de monitoreo. Son una herramienta básica para la conservación de la biodiversidad y evaluación del impacto antropogénico. La diversidad de insectos en la Antártida está restringida para dos especies de dípteros quironómidos Belgica antarctica Jacobs, 1900 (la cual aún no ha sido registrada para la zona de influencia de la Base Científica Antártica Artigas) y Parochlus steinenii Gerke, 1889 con una distribución limitada a las Islas Shetland del Sur. De todos los organismos que se encuentran dentro de un ecosistema acuático, los insectos ofrecen ventajas para ser usados como indicadores de contaminación dado que se encuentran en casi todos los hábitats, son abundantes, fáciles de recolectar y extremadamente sensibles a perturbaciones. Dentro de los insectos acuáticos, la familia Chironomidae es una de las más abundantes y diversas. Parochlus steinenii es modelo de estudio de varios equipos de investigación antárticos en las diferentes Bases, ya sea como indicador de cambio climático o en estudios de interés genético. Este equipo de investigación se planteó evaluar el posible uso de P. steinenii como modelo bioindicador de calidad de agua. El primer relevamiento de fauna de dípteros para la Base uruguaya se llevó a cabo en febrero de 2015. Actualmente se continua con un relevamiento en los Lago Uruguay (Base Científica Antártica Artigas), en el Lago Kitiesh (Base Bellingshausen y Presidente Eduardo Frei) y Lago Gran Muralla (Base Gran Muralla). Los muestreos se llevan a cabo utilizando trampas de caída (pitfall) ubicadas en dos transectas paralelas a la orilla de los lagos de cuatro trampas cada una con una entrefila de un metro entre transectas y a una distancia de 2 metros cada trampa. Los adultos recolectados son preservados en alcohol 70% para su posterior acondicionamiento en el laboratorio. Se determina la abundancia, se analizan los factores físico-químicos y estos se relacionan entre ellos con el fin de evaluar el estado de los cuerpos de agua dulce utilizados como fuente de abastecimiento de agua potable en base a la presencia de P. steinenii como modelo bioindicador y poder establecer un bioíndice de calidad de agua.